¡Que os vaya bonito!

Llegó la hora de despedirse. Han sido seis semanas llenas de zapatos que significaron o significan algo, de las personas que los llevaron y de anécdotas e historias que, espero, os hayan resultado interesantes. 

Llegué a ConCalzador dispuesta a demostrar que los zapatos tienen mucho que ver con la persona que los calza y empecé conmigo misma en De Primark y hasta que aguantenPero había que pasar a algo más interesante y me decanté por el grandísimo Michael Jackson en Los zapatos del “moonwalk”Nadie como el rey del Pop y su música para hacernos soñar, por no hablar de sus mocasines negros con calcetines de lentejuelas blancos.

They don´t care about us, Michael Jackson

Pero no solo los grandes artistas nos dicen algo con sus zapatos, también nosotros, los simples mortales, lo hacemos. Y eso es lo que traté de contar en Diez marcas y los que las llevan. Porque cada marca, nos guste o no, nos propone un modelo de ser y nosotros, al decantarnos por una, le damos, en cierto sentido, nuestra aprobación. 

Pero quise volver a aquellos que han pasado a la historia y escribí Los zapatos comestibles de CharlotCharlot era…¡Chaplin fue un genio! Pero eso no es nada nuevo. Los presenté (a Charlot y Chaplin) a través de la escena en la que Charlot se come sus propios zapatos, pero basta cualquier otra para hacernos reír. 

La siguiente entrada la dediqué a las redes sociales, pero me quise centrar en ¿Por qué tacones? El caso de Louboutin,  donde os hablé de la máquina de tortura que a casi todas las mujeres nos encanta y que empezó siendo cosa de los hombres para montar a caballo. Louboutin, una de las marcas por excelencia de tacones, se ha adaptado a los nuevos tiempos y también está presente en las redes sociales. 

Y para terminar, os propuse las zapatillas que han causado furor las últimas temporadas y que provienen del calzado que usaba la aristocracia para andar por sus palacios, y escribí La fiebre de las zapatillas de andar por casaSí, las slipper llegaron a los escaparates y, al parecer, para quedarse.

Esto es todo y como las despedidas no se le dan bien a nadie hagámosla breve. Hasta aquí ha llegado esta aventura. Zapatos, personas y muchas ganas. ¿Ha salido bien? Eso lo tendréis que juzgar vosotros. Yo solo puedo decir que he disfrutado como la que más y que he aprendido más de lo que esperaba. Y ojalá podamos seguir escribiendo en este blog porque, empezando por unos simples zapatos, hay muchas cosas más que merecen ser contadas. Pero por si acaso no vuelvo por aquí, me despido con un grupo al que, sin duda, le debo una entrada. 

Hello Goodbye, The Beatles

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s